Cuando decir “esas películas viejas” es insuficiente

Alimentados por la sorpresa, mis estudiantes buscaban las palabras para expresar su opinión acerca de un programa de cortometrajes, que seleccioné provenientes de distintos archivos fílmicos como parte de la convocatoria FIAF Programming Game.

Capture d’écrand u site de la FIAF. 11 mars 2021

Estos 35 estudiantes forman parte del taller de cine de reempleo que imparto en la recién inaugurada Escuela de Cine Comunitario Pohualizcalli en la Alcaldía de Iztapalapa, Ciudad de México. Sus expectativas para unirse al taller son crear obras audiovisuales utilizando material de archivo, algunos de ellos como parte de un documental y otros siguiendo la tradición del found footage. Los alumnos tienen entre 24 y 65 años y la gran mayoría de ellos no había experimentado la invitación a mirar una película tras otra en algo llamado “programa” respondiendo a un orden que era esbozado en una párrafo pero que no les anticipa lo que iban a conocer, sentir o pensar. 

Quiero decir que si bien estaban más o menos familiarizados con una idea de “material de archivo”, no reconocían la experiencia de verlos sin que mediara de por medio un “uso” dentro de otra obra, sino que se pudieran apreciar en su completud y en relación a otros, que no necesariamente ilustran un tema, sino una sensación, una idea.

El programa Washing Day que les propuse tiene como película central, y  que le da nombre al conjunto de la selección, el cortometraje Mabel and Fatty’s wash day (1915). El programa comienza con Flipbook 9 – La puce (c 1896-1900), el cual había visto en el Festival de Pordenone hace un par de años, y continúa con animaciones experimentales, incluye también comerciales de dos partes del mundo distintas (Argentina y Nueva Zelanda).  La idea de su agrupación es explorar sensaciones de la cotidianidad, tomando como pretexto un día de lavado, entre el tedio, el fastidio, los pensamientos oscuros, el humor y por supuesto, el gozo. 

El titulo, si bien refiere a algo trivial, pienso, contribuyó a que los noveles espectadores tuvieran que indagar con ahínco el sentido de su relación. Una de las características que tienen en común es que no importa si el espectador no conoce el idioma en el que está realizada la película, pues el contenido es perfectamente comprensible. De una manera sútil cada material muestra el desarrollo de emociones en un día cotidiano, las emociones como estrategia para que quien asista a su visionado. empatice con la mirada del pasado.

Pedí a mis estudiantes que visualizaran el programa de forma individual para que tuvieran la oportunidad de marcar su propio ritmo. Para algunos de los estudiantes fue desconcertante ver un mecanismo pre cinematográfico de finales del siglo XIX  junto a una animación de Caroline and Frank Mouris de 1978, pero la sorpresa mayor fue encontrarse con que existe un mundo de archivos fílmicos en los que se puede navegar, con sus limitaciones, pero sobretodo con su diversidad.

Cuando hice el  programa Washing day pensé en que debía servir de pretexto para quien dando click a cada uno de los enlaces se sintiera tentado a seguir explorando. Sin embargo, una de las preguntas de los estudiantes fue ¿cómo busco?. Buscando, respondí, pero la respuesta no fue satisfactoria. Buscar, en la era de Google nos ha creado ciertas expectativas. Lo que logré explicar es que cada caso es distinto, hay que entender cómo se han formado las colecciones de archivo y qué materiales comparten online tiene que ver con prioridades y copyright. Esta conversación nos adelantó en el camino respecto a algo que puede ser teórico cuando hablamos de políticas de acceso. 

Otro tema, fue acerca de lo que se cree que hacen los archivos fílmicos. Alguien afirmó que le parecía que no todo lo que vio era una película vieja, tal vez si, pero diferente, que no le parecía que fuera material de archivo. Las preguntas que aparecieron en la discusión fueron ¿cómo llamarle a una película con intertítulos? ¿un comercial era algo que resguardaba un archivo? ¿a partir de qué momento una película se le llama película de archivo? ¿qué tan viejo es lo viejo? ¿cómo llamarle a eso que es viejo pero no lo parece?

La discusión en este contexto permitió explorar en una modalidad no formal aspectos de la historia de la cinematografía, el vocabulario con el que podemos familiarizarnos, la formación de colecciones y por supuesto, de la necesidad de ver estos materiales en una sala de cine. Invitarnos a ver un programa en la forma de una lista de links en internet para quienes tenemos el referente de haber participado en una proyección en un espacio físico puede ser un ejercicio de traducción de la experiencia, de flexibilidad ante las limitaciones actuales y de oportunidad, pues la disposición online de materiales se acrecentó o bien, se fortaleció la difusión de las herramientas virtuales.

Pero para muchos otros, Programming Game, es su primera vez ante eso que llamamos “programa” para referirnos al resultado de una selección razonada pensada para un público. Creo que en el caso de este grupo de estudiantes, se revela también la importancia de la discusión e intercambio de ideas alrededor de los materiales de archivo. Cada propuesta de programa se puede ver como una guía de exploración, una invitación para no perderse (o perderse en el buen sentido). Es también una oportunidad a participar “programando”. En potencia todos podemos hacerlo, no necesariamente para hacer una carrera profesional con ello, pero si para entender el lenguaje del cine, del trabajo de los archivos fílmicos y de las condiciones que dan sentido a lo que está disponible y por supuesto para ser espectadores más críticos de lo que los curadores y los archivos nos ofrecen.

Viejo, resultó insuficiente para nombrar la sorpresa causada por mirar una variedad de obras que se encuentran en instituciones de preservación fílmica, por lo que no dudo que las nuevas búsquedas de estos estudiantes se nutran de la forma en la que son nombradas las películas que se ponen a disposición en cada uno de los sitios web de estos archivos que se abren al mundo.


Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.